Consejos y Trucos

Si quieres tener dientes blancos, tienes que probar esto

Deshazte de los dientes amarillos gracias a esta solución increíblemente práctica

Te puede interesar nuestro Canal

Tener hermosos dientes es algo que la mayoría de la gente quisiera. Tus dientes son visibles todos los días, cuando ríes, cuando hablas, no puedes evitar que los demás los vean.

Son tu carta de presentación y dejan una impresión en alguien que está en contacto contigo. Casi todo el mundo también quiere hermosos dientes blancos, que se han convertido en parte de nuestro ideal de belleza. Pero antes de que podamos ayudarte con eso, también nos gustaría que muy conscientemente te miraras al espejo y determinaras si tus dientes están lo suficientemente blancos.

Básicamente no hay nada malo con los dientes amarillos. De hecho, contienen aún más esmalte, lo que los hace más fuertes que los dientes blancos como la nieve. Pero no son bonitos, y estéticamente hablando, son mal vistos.

Afortunadamente, hay una manera sencilla de blanquear sus dientes de una manera completamente natural, incluso si están completamente amarillentos. Olvídate de todos esos costosos tratamientos para obtener dientes blancos, tratamientos que las estrellas de cine a menudo usan para su llamada “sonrisa Colgate”. Puedes lograr el mismo efecto, pero de forma barata y pura, por supuesto.

¿Qué necesitas?

El truco está en el uso de cápsulas de carbón activado. Usa cápsulas de carbón y un cepillo de dientes por separado para esto. Primero moja tu cepillo de dientes y luego suavemente rompe las cápsulas en el medio del cepillo un poco húmedo para que no se haga un desastre.

Entonces es hora de ponernos manos a la obra para tener dientes perfectamente blancos. Simplemente cepilla como siempre lo haces, (con el polvo de carbón activado sobre el cepillo húmedo) pero te recomendamos hacer buenos movimientos circulares y no olvidar la parte posterior de tus dientes. Puedes sentir la boca algo polvorienta al principio, pero no dejes que te detenga. También puedes aplicar una pequeña cantidad de pasta de dientes al carbón si lo deseas, pero no demasiada.